EL SENECA

Pensando en equipo directivo

LIMITACIONES

El reconocimiento de la propia incompetencia es la base de toda competencia consolidada. Si reconozco que en algún aspecto no soy bueno, también seré de fiar cuando diga que en otro sí lo soy. Quien dice que todo lo hace bien no es de fiar.

Del libro: La parisina que tomó un taxi para ir al gimnasio.

DISTANCIA

Es preciso apartarse y tomar distancia para ver desde lejos y darnos cuenta de las muchas tonterías con las que nos hemos ido dejando enredar. Sin distancia, la proximidad es casi siempre agobiante y opresiva.

Pablo D’Ors

Del libro: La parisina que tomó un taxi para ir al gimnasio.

RICO O POBRE

Mi Hija no puede casarse con un Hombre POBRE.

En una conferencia le preguntaron al magnate Bill Gates lo siguiente:

¿Podría aceptar que su hija se casara con un hombre pobre o modesto?

Bill contestó:
“Primero, entienda que la riqueza no significa tener una cuenta bancaria con mucho dinero.

La riqueza es primero la capacidad de crear riqueza.

Ejemplo: Alguien que gana dinero en la lotería o en los juegos de azar.

Incluso ganando 100 millones no es un hombre rico, es un hombre pobre con mucho dinero.

Es por eso que el 90% de los millonarios de la lotería vuelve a ser pobre después de 5 años.

También tienes gente rica que no tiene dinero.

Ejemplo: la mayoría de los emprendedores.
Ellos ya están en el camino de la riqueza, incluso si no tienen dinero, porque están desarrollando su inteligencia financiera y eso es riqueza.

¿Cómo los ricos y los pobres son diferentes?

Si ves a un joven que decide graduarse, aprender cosas nuevas, tratando de mejorar continuamente, sepa que es un hombre rico.

Si usted ve a un joven que piensa que el problema es el estado, y cree que los ricos son todos ladrones y que critican constantemente, sepa que es un hombre pobre.

Los ricos están convencidos que solo necesitan información y entrenamiento para despegar, los pobres creen que los demás le deben dar dinero para despegar.

En conclusión, cuando digo que mi hija no se casará con un hombre pobre, no hablo de dinero.

Hablo de la capacidad de crear riqueza de este hombre.

Perdón por lo que voy a decir, pero la mayoría de los criminales son pobres.

Cuando están en frente de dinero, pierden la cabeza, es por eso que roban, asaltan, etcétera.

Para ellos, eso es una gracia, porque no saben cómo ellos mismos podrían ganar dinero.

Un día, el vigilante de un banco encontró una bolsa llena de dinero, tomó la bolsa y se la entregó al gerente del banco.

La gente llamó idiota a este señor, pero en realidad ese señor era solo un hombre rico que no tenía dinero.

Un año después, el banco le ofreció un cargo de recepcionista, Tres años después él estaba a cargo de clientes y diez años después, él gestionaba la dirección regional de ese banco.

Ahora él gestiona cientos de empleados y sus bonos anuales están más allá del valor que pudo haber robado.

La riqueza es primero un estado de ánimo, mi amigo.”

Cuando estaba en la universidad recuerdo que algunas chicas me decían; ese chico maneja un buen auto, será un buen partido para mi. Yo les decía: pero ese no es su carro, maneja el carro de su papá.

Otras decían: ese chico tiene una casota y hartos empleados. Yo les decía: esa casa es de sus padres y esos empleados con los que cuentan son pagados por sus padres.

Hoy varios años después, me dijeron varias de ellas: “Debí escucharte y comprender que no importa lo que alguien tiene sino lo que hace con lo que tiene (gestión de recursos) y como lo hace crecer (inteligencia). “

EL SÉNECA 165

Siempre digo que dirigimos Patagonia como si fuéramos a estar aquí otros 100 años. ¡Pero eso no significa que tengamos 100 años para hacer las cosas! Nuestro éxito y longevidad depende de nuestra habilidad para cambiar con rapidez. Cambiar e innovar constantemente exigen mantener una sensación de urgencia (Patagonia)

EL SÉNECA 164

Un maestro en el arte de vivir no trata una distinción clara entre su trabajo y el juego, entre las tareas y el ocio, entre la mente y el cuerpo, la educacion y el recreo. Apenas distingue qué es qué. Sencillamente se esfuerza en pos de la excelencia en cualquier cosa que hace, y deja que sean los demás quienes decidan si trabaja o juega. En cuanto a uno mismo, siempre tiene la sensación de estar haciendo ambas cosas a la vez. (François Auguste René, Vizconde de Chanteaubriand)

« Entradas anteriores

© 2024 EL SENECA

Tema por Anders NorenArriba ↑